cortafrios100.jpg

Es una herramienta manual de corte para eliminar los excesos de metal, rebaba de fundición y defectos de acabado en distintas piezas semitrabajadas y brutas. Se usa únicamente en frío con la ayuda de una herramienta de soporte como martillo o maza. Su uso se extiende a una multiplicidad de áreas, desde la construcción hasta la orfebrería, y la forma de la herramienta varía de acuerdo con esas aplicaciones.

 Aunque existe una variedad de modelos, básicamente consta de tres partes:

   1. La cabeza, es la parte que recibe el golpe del martillo, debe ser cónica para localizar el golpe y evitar que se formen rebabas con el uso.
   2. El cuerpo, es la parte donde se toma esta herramienta, su forma hexagonal o cuadrada evita que resbale en las manos al golpear el martillo.
   3.El filo,es la parte que corta el material a trabajar, y su ángulo de corte debe estar relacionado con la dureza de dicho material.

El mango del cortafrío debe ser lo suficientemente largo como para sostenerlo con la mano. Si no fuera así, la cabeza de la herramienta quedaría apenas por encima de la mano, pudiendo causar lesiones. Aunque los que son demasiado largos tienden a flexionarse, son difíciles de maniobrar y se parten fácilmente, por ello es importante buscar un equilibrio en las dimensiones del mango.

La aplicación que vamos a dar al cortafrío está relacionada con la posición en que utilizaremos la herramienta. Si ésta se mantiene en un ángulo de 90° con respecto a la superficie de la pieza de trabajo, el cortafrío cumple la función de separación de la pieza en dos mitades. Si se mantiene en un ángulo menor a 90°, entonces cumple la función deextracción de viruta.

El tamaño de la herramienta de soporte que golpea el cortafríol y la velocidad a la que la misma golpea determinan la energía de movimiento que efectúa el trabajo de separación. Es importante, por lo tanto, que exista una proporción entre la masa del cortafrío y la masa de la herramienta de soporte y lo ideal es que esta última sea por lo menos el doble de la del cortafrío.

El cortafrío debe manejarse con sumo cuidado, procurando que la herramienta de soporte (martillo o maza) no resbale por el extremo del cortafrío y lesione la mano del operador. Las manos y la cara deberán protegerse con guantes y gafas de seguridad para amortiguar los golpes y el impacto de partículas. De ser necesario, se colocará una protección anular de esponja de goma sobre la cabeza del cortafrío. El trabajo se debe efectuar siempre en sentido opuesto al cuerpo del trabajador.

Debe tenerse en cuenta que el martilleo repetido termina por aplanar la cabeza del cortafrío, la cual adquiere una forma de hongo. Cuando ello ocurra, un amolado devolverá a la herramienta su forma original. Es muy peligroso utilizar cortafríos con la cabeza aplanada a causa de las proyecciones de partículas metálicas que pueden desprenderse del mismo.